Negocios de baja inversión

Afortunadamente, los tiempos están cambiando y los negocios de baja inversión son cada día más factibles. Hasta ahora, cuando a cualquiera le planteaban crear un negocio, el primer escollo a franquear era la inversión necesaria a realizar y en la gran mayoría de los casos tener que acudir a un crédito bancario para poder poner en marcha el proyecto. Un nuevo negocio era hasta ahora sinónimo de un local, unas instalaciones, una maquinaria y en general de una infraestructura física con unos costes muy altos. La inversión era por tanto también muy alta y el grado de riesgo al emprender un nuevo negocio dela misma magnitud. Una idea brillante requería unos importantes costes iniciales que muy pocos podían afrontar. Sin embargo, hoy día es posible poner en marcha un proyecto con mucha más facilidad, gracias a los enormes avances en la comunicación que estamos viviendo que nos permiten poner en marcha …