Marca Personal

Ganar dinero con un blog

Posted on 4 min read 12 views

Muchas personas sueñan con ganar dinero fácil desde su casa, con poco esfuerzo, a través de Internet. La mayoría de ellas no conocen los datos reales, ni han realizado nunca los mínimos cálculos acerca del número de visitas, volumen de ingresos posibles y tiempo necesario para conseguir una cierta rentabilidad.

Es posible que, en países en los que la renta per capita este muy por debajo de la europea o norteamericana, los ingresos por publicidad de un blog sean interesantes, pero en nuestras latitudes están muy por debajo del estándar de vida. No existe ningún blog que permita, a través de los ingresos por publicidad, mantener un salario mínimo. Sin embargo, un blog puede ser una herramienta importante para generar ingresos, siempre que se contemple de otro modo.

Los ingresos económicos que se obtienen de un blog no provienen de la inserción de publicidad, si no del prestigio de su autor. Es decir, es una vía personal por la que el autor transmite sus conocimientos  y opiniones a la audiencia, paralela a otros medios, contribuyendo a su credibilidad dentro de un determinado campo. Para ello, las condiciones fundamentales son estas dos:

  • Ser un especialista de referencia en la materia.
  • Tener una personalidad en la red bien definida.

En cuanto al primer punto, es obvió que ser especialista en un determinado campo es una labor de años. Depende de nuestra formación y experiencia, no solamente de nuestros gustos. Cuando decimos especialista, queremos decir una persona que realmente sabe de que esta hablando, avalada por su bagaje profesional o académico desde el que aporta un punto de vista particular pero sobre todo fundamentado. En los primeros tiempos de las redes sociales, solía rasgarme las vestiduras al escuchar a un conferenciante ser presentado como experto en una materia que no tenía más de un año de recorrido y en la que todos éramos igualmente principiantes. Afortunadamente hoy día es muy diferente y, como todo lo que sucede alrededor de Internet, ha evolucionado rápidamente y con gran riqueza y si existen verdaderos expertos, pero no entonces.

Respecto a nuestra imagen en la red ya hay mucho escrito que se puede resumir en pocas palabras. Nuestra imagen es lo que Google muestra de nosotros. Tener una personalidad bien definida en Internet quiere decir que, desde el punto de vista profesional, nuestras apariciones sean coherentes con la materia de la que somos pretendidamente expertos.

Por otro lado, ser especialista en un determinado campo no garantiza que venga acompañado de la adecuada facilidad de expresión. Sin embargo, un blog es un medio de comunicación y, por tanto, quien lo escribe debe tener esa capacidad de comunicación. Crear y mantener el interés de la audiencia no es sencillo, pero si debe tener en cuenta estas dos premisas:

  • Transmitir autoridad en la materia.
  • Trasladar la información de forma clara y original.

La autoridad proviene del conocimiento, que es experiencia asimilada. La sociedad demanda persona con criterio en diferentes campos. Es decir, personas que puedan hablar con autoridad porque tiene el conocimiento para ello. Si leo sobre economía necesito confiar en que el autor conoce la materia en  profundidad y me facilita su comprensión después del proceso de síntesis que ha llevado a cabo. E igualmente para cualquier ámbito.

La claridad en la comunicación es relevante e incluso fundamental cuando nos dirigimos a un público de amplio espectro y llevamos a cabo una labor más o menos divulgativa. Personalmente cuando escribo intentó hacerlo de forma simple y empleando siempre la forma mínima para transmitir un significado. Escribir tiene también que ver con la musicalidad de las palabras. No sólo tiene que entenderse, si no que también tiene que sonar bien para que el mensaje sea digerido con facilidad. Por ello, siempre repasó lo que escribo para que sea lo más breve posible y suene bien.

Dicho lo anterior, pasemos al punto que nos interesa, que es la generación de ingresos. Los ingresos por publicidad son mínimos e irrelevantes, a no ser que tengamos un blog con cientos de miles de visitas, lo cual no va a ser nunca el caso. Realmente, un blog genera ingresos transmitiendo el prestigio de su autor a través de las contrataciones posteriores, como por ejemplo:

  • Consultoría
  • Formación.
  • Conferenciante.

Efectivamente, el conocimiento es valioso, porque es difícil de alcanzar. Los años de trabajo y haber profundizado en una materia hasta convertirse en especialista es el valor con el que debemos tratar. En definitiva, un blog es una herramienta para construir el prestigio personal en la red y transmitir nuestras ideas, pero no una plataforma de generación de ingresos en si misma.

Lamento que aquellos que comenzaron a leer el artículo esperando una fórmula fácil de ganar dinero se hayan sentido decepcionados. En realidad no existe o no deberíamos buscarla, porque mientras tanto estaremos perdiendo un tiempo precioso en aquello que realmente tienen valor, el conocimiento y la experiencia que provienen del esfuerzo y de años de dedicación.

Marca personal rentable

Posted on 2 min read 11 views

Cuando hablamos de la rentabilidad de una marca personal nos estamos planteando si los beneficios derivados de su construcción son suficientemente importantes para justificar el esfuerzo dedicado en su desarrollo. Estos beneficios pueden ser económicos o de otro tipo, como el prestigio, pero incluso en este último caso soy de la opinión de que la verdadera rentabilidad debe traducirse en un resultado económico apreciable.

Crear una marca personal supone, en primer lugar, aumentar nuestra notoriedad por las habilidades, experiencia y conocimientos que poseemos. Su demanda y por tanto su rentabilidad, dependerá de su enfoque comercial, es decir, de su orientación hacia las ventas y de su relación con la demanda real de los servicios que podemos ofrecer. No sirve de nada darnos a conocer como expertos en un área que no tiene ninguna demanda y este es un hecho que debemos considerar desde un principio. Nuestro planteamiento debe ser del tipo “Soy experto en un área muy demandada y por la que mis clientes están dispuestos a pagar muy bien“.

Por otro lado, dentro de un mercado competitivo, es necesario diferenciarse y destacar frente al resto, ya sea por precio o por calidad. En cuanto al precio, evidentemente un precio a la baja nos permite ser más competitivos, pero en mi opinión, una marca personal debe destacarse justamente por el otro aspecto, es decir, por la calidad. La marca personal es sinónimo de un producto o servicio asociado a una personalidad, a un carácter especial y único en el que ofrecemos una forma diferente de hacer las cosas y una obsesión por la excelencia.

En definitiva, nuestra marca es la imagen de nuestro negocio, en el cual se engloban productos y servicios que ofrecemos para satisfacer una demanda objetiva con una calidad excelente a un precio adecuado. De este modo, el éxito de nuestra marca personal viene determinado por los beneficios obtenidos. A mayores beneficios, mayor éxito de nuestra marca, como una medida objetiva de su valor.

Marca personal y estilo de vida

Posted on 3 min read 13 views

Cuando escuché acerca del concepto de marca personal, me di cuenta de que era algo en lo que llevaba inmerso toda la vida de forma inconsciente, sin darle ese calificativo, y que muchas personas de las que tenía alrededor se encontraban también dentro de ese proceso de diferentes formas.

Pero existe una enorme diferencia en construir la marca personal conscientemente y con un objetivo a realizarlo de forma anárquica y sin una estrategia. Estamos hablando del prestigio adquirido a lo largo de los años a partir de nuestras realizaciones en todos los ámbitos, y este es un activo fundamental en nuestra carrera que nos abre o nos cierra puertas. Por ello, el cuidado de la marca personal es fundamental para todo aquel que tiene entre manos un proyecto que no depende sólo de si mismo, si no también de otras personas que van a evaluarnos en función de todos esos valores personales que hemos ido transmitiendo a lo largo de los años.

Al pesar en la construcción, o mejor dicho, la remodelación de mi marca personal, me planteé, en primer lugar, cual era el objetivo que con ello quería alcanzar. No fue difícil llegar a la conclusión de que mi motivación para crear una marca personal José Manuel Gilpérez era facilitar la realización de los proyectos que me había planteado como meta.

Todos esos proyectos, ya fuesen de caracter profesional o personal, necesitarian de la colaboración de otras personas, sin las cuales sería completamente imposible llevarlos a cabo. En mi caso, la creación de una marca personal tiene como finalidad facilitar la colaboración de otros en los proyectos que planteo, de forma que puedan verse atraídos por mi modelo y estar motivados para participar en alguna medida en ellos.

Se trata, por tanto, de buscar resonancias personales, ya sea como colaboradores, clientes o patrocinadores en cualquiera de los proyectos que sugiera realizando una oferta original y genuina avalada por nuestra marca personal, que se identifica con unos valores y una forma de vivir o trabajar.

Personalmente me decanto por un modelo integral, gestáltico, del modelo de vida en el que no existen fronteras entre la vida personal y la pública. Yo soy una unidad indivisible, cuyos diferentes aspectos se afectan entre si de forma inevitable, formando parte del todo que es mi propia individualidad, que a su vez se encuentra integrada en una entidad mayor que es la sociedad en la que me desenvuelvo.

En el desarrollo de mi marca personal no me planteo divisiones entre ocio y trabajo. Mis gustos o aficiones y mis ocupaciones o formas de generar riqueza y contribuir a la sociedad forman parte de la misma unidad indivisible. Para mi tiene tanta relevancia ser un buen profesional en mi área, como el uso que hago de los frutos de mi trabajo. Yo represento un modelo de vida, un proyecto original que yo diseño, construyo y dirijo, que puede ser referencia para otros, al igual que la experiencia de otros lo es para mi. De este modo, planteo experiencias, éxitos y fracasos, todos ellos dentro del experimento vital que es la forma de vida que elegimos.